Where's my asian friend?

May 10, 2019 - 3 min de lectura

Disponible en: Español

Lee el originalMejorar esta traducciónVer todas las publicaciones traducidas

Lo sé, llego el momento clave, el punto de inflexión, los veintitrés han llegado, sé que no es la gran cosa, solo un año súper X para la mayoría de personas. Pero para mí es un momento clave bastante relevante porque es cuando mi banda favorita dice que nadie te va a querer.

Siempre me he burlado de las personas adultas en sus crisis cuarentonas, esas que se visten como para un jueves de ky y avergüenzan a sus hijos cuando los llevan al colegio; más estoy descubriendo que los 23 son una crisis similar(al menos para mí). El síndrome de Peter Pan, (el cual iba a ser el nombre original de what’s my age again, la canción por la que estoy haciendo todo este drama), es el hecho de no madurar, no comportarse como una persona adulta, evadiendo problemas y negando el hecho que estamos envejeciendo.

Ahora bien, siento que mi edad mental, no es la de un adulto joven de 23 años, tal vez es como la de un recién salido del colegio, por decir algunas cosas, mi saga favorita es American Pie, me gustan mucho Jackass, alimentarme y alcoholizarme como si no hubiera mañana, el humor negro y escatológico, el bananero, la procrastinación, no tomarme las cosas en serio, entre muchas otras.

 ¿Debería de hacer un cambió respecto a mi comportamiento?

Como joven que apenas esta empezando la vida adulta, ¿por qué podría pensar en el cambio? Alguien que aún puede emborracharse, vestir como se le de la gana y llevar un estilo de vida irresponsable, creyendo que esta por encima de todo. Al final de cuentas la pregunta en sí viene porque es bastante común ponerse a pensar en lo que sé está haciendo bien y lo que sé está haciendo mal, de que las decisiones del presente van a tener consecuencias en un futuro.

Por otra parte también está la obligación de ser adulto, de cumplir una construcción social, que nos obliga a tener ciertos requisitos para el “éxito”, lo cual al final es muy relativo y ambiguo. Con esto me refiero a que usualmente se espera de una persona de mi edad, que ya este graduada, empezando su vida laboral, con carro, novia, buen mozo, entre otros. Esto es tema para largo pero básicamente es en mi situación actual mucho de esto no lo cumplo o esta a medias, lo cual a veces causa un sentimiento de fracaso e impotencia.

Cumplir años es algo muy agradable porque las personas se acuerdan de nuestra existencia, pero también implica un golpe a la realidad, de que tanto estoy aprovechando mi juventud y que tanto estoy disfrutándola.

 Para finalizar…

Podría tratar ser alguien distinto, dejarme y tratar mi inexistente barba, leer libros, hacerme vegano, escuchar rock progresivo, tomar cerveza artesanal, ir a barrio Escalante, podría ser adicto al ejercicio, contratar una nutricionista y creerme mejor que los demás porque llevo un estilo de vida saludable, o tal vez, podría ver una serie en un día, o ir todos los jueves a la ky.

Bueno dejando de lado ese montón de estereotipos que son bastante graciosos y estúpidos, que ademas muy probablemente todos tengamos un poquito de alguno, lo más importante de crecer y madurar, es estar conscientes, que estamos en un constante proceso de cambio y tal vez en unos 10 años, seamos lo opuesto a lo que somos ahora, pero nada de eso debe de impedirnos poder hacer una retrospectiva de todo lo que hemos vivido en el pasado, nos convirtió la persona que conocemos hoy en día.


Jean Aguilar

Creado y mantenido por Jean Aguilar
Nadie te quiere cuando tienes veintitrés

Boletín Informativo

Si quieres obtener mis últimas publicaciones no olvides suscribirte 🙂